EL MODERNISMO

La afirmación de literatura latinoamericana comenzó a fines del siglo XIX por el surgimiento de una nueva forma expresiva más audaz, original y cosmopolita que se llamó “Modernismo”. La mayoría de los autores de este movimiento reivindicaron el legado cultural colonial como parte del cuerpo latinoamericano frente al avance cultural norteamericano. Lo que buscaron fue una renovación del lenguaje y una nueva forma de expresión que diera cuenta de lo latinoamericano como diferente de lo sajón y del hispano. En este sentido, exploraron las raíces latinoamericanas con el fin de hallar el basamento ideológico para el desarrollo de sus pueblos.

El modernismo, movimiento puramente hispanoamericano, aparece hacia 1880 cuando América alcanza su independencia cultural.   Pero fue en 1880, cuando Rubén Darío publico Azul, un conjunto de poemas y cuentos, que se dio nacimiento oficial al Modernismo, al que el poeta definió como la nueva elección estética de los poetas latinoamericanos.

El modernismo tuvo varios puntos de contacto con el Romanticismo, movimiento que lo antecedió.  Compartió con él su carácter revolucionario en su intención de renoval el idioma y en su protesta por cuestiones políticas, sociales, religiosas e, incluso, morales.

La renovación literaria representada en el Modernismo comprendió dos etapas: la primera se extendió desde 1880 hasta los últimos años del siglo, 1895.  En este período encontramos autores como José Martí, José Asunción Silva, y Salvador Díaz Mirón, entre otros.  Estos tenían un común denominador: un nuevo lenguaje para una nueva forma de percibir la realidad.  La segunda etapa se extendió hasta la aparición de las primeras Vanguardias, 1896-1910, y en ella se destacaron escritores como Rubén Darío, Leopoldo Lugones, José E. Rodó, Amado Nervo, entre otros.  Rubén Darío fue el nexo y enlace entre la primera y la segunda etapa y se convirtió en el gran poeta modernista.

El Modernismo es el primer movimiento literario originado en Hispanoamérica que se proyecta en el exterior. Se lo puede ubicar entre los años 1880 y 1910. El punto de unión entre Argentina y el resto de Hispanoamérica fue el escritor nicaragüense Rubén Darío quien llega a Buenos Aires en 1893 y desde esta ciudad defiende sus ideas.  La muerte prematura de los escritores de la primera generación e iniciadores del modernismo, convirtió a Darío en portavoz del movimiento.  Sus continuos viajes por América y Europa le permitieron difundir su ideario.

En lugar de la influencia Española, las innovaciones aportadas por lo Rubén Darío proceden de la literatura francesa: el cambio de estilo provocado por los modelos de dos escuelas francesas: el Parnasianismo y el Simbolismo.  El primero se hizo visible en la búsqueda de la forma impecable, del verso delicado; el segundo, en la valoración de la palabra como síntesis de múltiples imágenes, con un poder de evocación similar al de la música.  Esta influencia de la poesía francesa se resumió en la perfección del ritmo, la obsesión por la belleza y a crear una poesía refinada y exquisita.  La búsqueda de la originalidad los llevó a soñar con lugares exóticos y a incluir en sus textos elementos de culturas alejadas en tiempo y espacio comoLa EdadMedia, Oriente ola Américaprecolombina.  Esto reflejaba una necesidad de evasión de la sociedad progresista que les provocaba por un lado admiración, pero por otro lado, hastío y descontento.  Esto último lo analizaremos más adelante entre las  contradicciones de los modernistas.

El Modernismo volcó en prosa y en verso la riqueza sensorial que postulaban los simbolistas y renovó la expresión mediante el uso de símbolos.  El objetivo de alcanzar la musicalidad, aun en la prosa, combinado con el deseo de volcar en la expresión literaria efectos luminosos a la manera del Impresionismo pictórico, dio como resultado una prosa rítmica, muchas veces con aspecto de verso sin rima ni metro fijo, engalanada con adjetivos novedosos y símbolos de elegancia plástica, capaces de apuntar a distintos planos sensoriales al mismo tiempo.  Así el cisne, el pavo real y la flor de lis enriquecieron en forma, colores y sonidos las creaciones de los modernistas.

La nueva estética consistió en percibir, muy confusamente, hacia dónde iba la nueva cultura terminante para arrojarse dentro de su corriente. Partió de un sentimiento de insatisfacción hacia su presente, de una crítica hacia la nueva burguesía y hacia la inserción de Latinoamérica en el capitalismo internacional. El modernismo estuvo recluido, en un primer momento, en la “torre de marfil”, es decir, en una poesía amanerada, tonta y preciosa, perfecta en rimas e imágenes cromáticas y vacías de todo contenido más o menos coyuntural. Posteriormente, el modernismo dio giros hacia cuestiones propiamente americanas, empeñado en iluminar con un nuevo lenguaje lo resabios de la cultura tradicional. El modernismo es un estética finisecular, que registra el desorden del universo y de los valores vigentes, en un contexto contradictorio y confuso, los poetas modernistas pronto advertirán, sin embargo, la presencia progresivamente amenazadora de los Estados Unidos, país contra el que arremetieron el poeta cubano José Martín y Rubén Darío.

El modernismo acompañó el proceso de urbanización de las ciudades americanas con la misma intensidad con la que se alejó de la naturaleza. Incluso, constituyó la artificialidad como transmutación de lo natural y reelaboró poéticamente una serie de productos ya acuñados por la cultura. Por eso, el modernismo constitución metódicamente el artificio poético antinatural, especialmente, en el uso de palabras poco frecuentes, esencialmente sonoras y estimulantes desde el punto de vista sensorial.

Como ya señalamos algunos párrafos atrás, la actitud de los escritores modernistas frente a temas decisivos, los reveló muchas veces contradictorios y ambiguos.  Por ejemplo, en muchos casos se sintieron exaltados con la apertura hacia Europa y con los adelantos tecnológicos; pero a su vez experimentaron malestar, pesimismo, desgano ante ese mismo progreso que admiraban.  Por otro lado, oscilaron entre ser universales o íntegramente americanistas, en este sentido el poeta Octavio Paz evaluó esta contradicción de este modo: “No deja de ser una paradoja que, apenas nacida, la poesía hispanoamericana se declare cosmopolita”.  Efectivamente, los modernistas pretendieron la universalidad, no reconocer fronteras. Lo cual, bien visto, se oponía a su propósito de crear una literatura representativa de lo propiamente americano.  Idéntica vacilación mostró su postura frente al poder expansionista de los EEUU sobre América Latina que, en algunos, fue de firme oposición, pero en otros de admiración incondicional.  Sin embargo, esta ambigüedad está justificada, porque vivieron una etapa de transición, en la que era difícil determinar qué lugar ocupaban en la sociedad y para quiénes escribían.  Si no hubiera sido porque casi todos ejercieron el periodismo, por lo que los conoció el gran público, de sus lecturas sólo hubieran disfrutado las clases cultas y aquí reside otra paradoja, ninguno de ellos pertenecía a esa clase, y muy pocos gozaron personalmente de los favores de la burguesía adinerada.

CARACTERISTICAS DEL MODERNISMO

.Amplia libertad creadora

  • Subjetividad
  • Exaltación de la naturaleza
  • Temática de contenido hispanoamericano
  • Sentido aristocrático del arte
  • Preferencia por temas  de inspiración clásica
  • Perfección formal
  • Aproximación de la literatura a la pintura, a la música, a la escultura
  • Renovación de los recursos expresivos
  • Creación de nuevos metros y estrofas
  • Uso de símbolos de elegancia plástica
  • Exotismo y cosmopolitismo

El Modernismo en la Argentina

 El modernismo ancla en Buenos Aires en pleno proyecto de la generación del 80. Elite dirigente está abierta a las novedades de la cultura occidental. Cultiva la novela naturalista para representar al Otro inmigrante, pero también aceptará un arte refinado como el modernismo, cuyo matriz aristocratizante coincide con su espíritu oligárquico. El joven Lugones, amigo del maestro Darío, participante de las cultas tertulias del grupo literario del Ateneo, subsiste con su trabajo de periodista, de que siempre se enorgulleció.

El poeta cordobés Leopoldo Lugones conoció el modernismo a través de un viaje que Darío realiza a la provincia de Córdoba. Lugones, con 22 años, adhirió al movimiento dice constitución en uno de sus más prestigiosos exponentes, fundamentalmente por el lujo y el cuidado formal de sus versos. Posteriormente, después de abandonar las causas de la juventud, su escritura, como su pensamiento político, se ocupará de temas nacionales. Controvertido en sus posturas ideológicas, Lugones es el típico intelectual enrolado en los esquemas de poder, y la figura hegemónica indiscutida del campo intelectual, con la cual rivalizará Borges.

JOSE MARTI

Nacido enla Habana, Cuba, José Martí fue abogado,  periodista, maestro, traductor, cónsul, profesor universitario.  En vida, sólo publicó dos libros de poesía: Ismaelillo (1882) y Versos Sencillos (1891).  Escribió también para niños, y abundante prosa política y periodística.  Decidido cultor de la verdad, no ocultó jamás sus simpatías por la causa de la independencia cubana, anhelo que se convirtió en el norte de su existencia, lo que le valió la cárcel, cuando sólo tenía 16 años.  Condenado a muerte, le fue conmutada esa pena a cambio del exilio.  Deportado, vivió en España, Francia e Inglaterra.  De vuelta en Cuba, prosiguió la lucha separatista y nuevamente debió abandonar su país natal.  Vivió en distintos países de América hasta que, asentado en Nueva Cork, se dedicó por completo a organizar la expedición que lograría dar libertad a Cuba, en 1898.  Desgraciadamente no vivió para verlo ya que murió en combate, en 1895, al iniciarse la guerra de la independencia.

Como afirma el escritor cubano Cintio Vitier, en Martí el contenido revolucionario y la creación verbal resultan inseparables.  Su prosa no es llana, sino adornada, casi barroca, pero de imágenes muy claras y su poesía poco se relaciona con la poesía modernista de raíz parnasiana.  Prefería el verso natural, sin adornos, que nacieran como los propios elementos de la naturaleza.  La gran pasión de Martí estuvo depositada en América Latina.

JOSE ASUNCION SILVA

Nació en Bogotá, Colombia, en 1865 y es el más Romántico de los Modernistas, y su suicidio a los 31 años, en 1896, confirma, quizás, la melancolía que lo caracterizaba.  Escribió poesía y prosa, pero gran parte de sus obras se perdieron en un naufragio frente a la costa colombiana.  La poesía fue el género en el que Silva verdaderamente se destacó, y entre sus composiciones más distinguida está “Nocturno III”, elogiada por su original musicalidad.  Su existencia estuvo marcada por el fracaso y las frustraciones: continuas ruinas en sus empeños comerciales, en los cuales ha de actuar para salvar los negocios de la familia; la muerte de su querida hermana Elvira (a quien va dedicado “Nocturno III”), el naufragio de un barco en el que viajaba y donde pierde lo mejor de su obra; la hostilidad de una sociedad que le obliga, por pudor y altivez, a casi esconder su vocación literaria. Todo ello, obrando sobre un espíritu sensible, culminó en el temprano suicidio, sin que su genio poético hubiese llegado a madurar plenamente. A pesar de que aún en vida algunas de sus composiciones fueron muy populares, publicó poco; y la primera edición de su obra poética, parcial y muy adulterada, es póstuma, de 1908 realizada en Barcelona.

RUBEN DARIO

Nació en Nicaragua en 1867 y se convirtió en la figura indiscutida del Modernismo ya que logró, a través de sus viajes por América, un enlace profundo y eficaz entre los escritores.  Cuando en 1888 apareció “Azul”, ese color (luego el preferido por los poetas) y sus renovadoras imágenes señalaron el inicio de una nueva estética.  Entre 1893 y 1898 vivió en Buenos Aires, en donde dio a conocer “Prosas Profanas”.  También publicó “Cantos de vida y esperanza”, en el que posterga el afán preciosista y se interesa por los pueblos americanos.

La obra de Darío atraviesa las dos etapas del Modernismo: el preciosismo y el Mundonovismo.  Se puede percibir cómo evoluciona el pensamiento del autor en cuanto a sus intereses y preocupaciones desde “Azul” hasta “Cantos de vida y esperanza”.  La primera obra está cargada de un lenguaje preciosista donde el narrador o poeta sumerge al lector en un mundo fantástico, exótico u onírico (sueños).  Luego, se logra la síntesis del lema “el arte por el arte”, con alusiones mitológicas grecolatinas y orientalismos.  “Canto de vida y esperanza” marca el fin del preciosismo, Rubén Darío abandona el frívolo mundo de los pavos reales, los cisnes, las rosas, para penetrar en el mundo interior de los hombres, con sus preocupaciones y cuestionamientos acerca de la situación del hombre.

LEOPOLDO LUGONES

Lugones nació en Córdoba en 1874.  A los 16 años inicia su carrera periodística y a los 18 su actividad literaria.  Simultáneamente milita en el campo socialista.  En 1896 se traslada a Buenos Aires, en donde se vincula con Ruben Darío y los demás poetas modernistas.  Se convirtió en el heredero de la estética modernista de Darío.  Su producción es variada y osciló entre los motivos locales, patrióticos o simplemente paisajísticos.  Probó todos los artificios verbales que le permitía la lengua, pero nunca se desprendió de la rima, a la que consideraba esencial.  A medida que va evolucionando en su vida, lo hace también en su arte y en su pensamiento político.  Puso fin voluntariamente a su vida en una isla del Tigre, en 1938. Los boletines informativos sorprendieron a la opinión pública tanto como a quienes lo trataban cotidianamente.  En 1926 había recibido el Premio Nacional de Literatura.  Lugones aún hoy genera controversias por su cambiante temperamento político. El tiempo, sin embargo, lo ha destacado como una figura central de la cultura argentina y como uno de sus más grandes escritores.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s